Un beagle con el nombre de Agustín

3
372

Nuestra amiga Alicia envió hace tiempo unas estupendas fotos de su beagle tricolor. Recibió un nombre bastante original, el primero así que aparece en nuestro blog. Estas imágenes vienen acompañadas de un texto que describe parte del proceso por el que tuvo que pasar esta dueña. Desde los duros inicios, hasta los días en los que cada miembro de esta familia encontró su sitio.

Supongo que la mayoría de dueños se sentirán identificados con las cosas que se cuentan a continuación. Me recuerdan las experiencias vividas con cada uno de mis beagles; y es totalmente cierto que a partir de cierta edad se tranquilizan. ¿Pasaste también por todo eso? Deja tu comentario al final del post.

beagle Agustín de Buenos Aires

Agustín

Hola. Me llamo Alicia, vivo en Buenos Aires, Argentina. Para mi cumpleaños, mi hijo Ignacio me regaló un hermoso cachorro de Beagle (de 40 días).

Nuestros primeros tiempos fueron muy difíciles. Agustín es muy inquieto, y desde chiquito mostró ser muy obstinado con sus decisiones. Los primeros 12 meses, no lo disfruté, estuve ocupadísima encargándome de que no se tragara ningún adorno, ni planta, ni cordones, ni anteojos, ni las plumas del edredón que destrozó, junto con sillones, zócalos, y todo lo que pudo alcanzar,…. Pero de pronto, cerca de los 15 meses, empezó a apaciguarse.


beagle Agustín en familia

Agustín tiene un paseador con el cual esta más de dos horas por día y con quién se divierte muchísimo. Además sale varias veces al día con nosotros, y realiza caminatas más cortas. Es super mimoso, adora dormir encima nuestro mientras miramos televisión, y tiene la misma costumbre de los gatos: salta a la falda de uno en cuanto puede.

Creo que tiene exceso de mimo, y que lo malcrié consintiéndolo en forma permanente. Y es que sería incapaz de dejarlo llorar, o de castigarlo… Así crié tres hijos y no me fue nada mal, ¿por qué no iba a funcionar con Agustín? Tardó, pero aprendió las normas de la casa, y es un placer tenerlo al lado mío de noche y de día.

beagle tricolor llamado Agustin

Diana

Por otra parte, vino a vivir Diana con nosotros, una perra mestiza de unos seis años. Diana era de mis padres, mi padre poco tiempo antes de fallecer, me pidió que la cuidara cuando él ya no estuviese. Agustín la recibió con muchísimo mimo, y ahora no paran de jugar; ella rejuveneció con su compañía y él encontró una compañera .

Final feliz, constituimos una familia, disfrutamos cada día de su compañía, y volvería a elegir un beagle, a pesar de que es el perro que más trabajo me dio educar en mi vida !!!!

perritos Agustin y Diana - Argentina

[Nota: por privacidad, se suprimieron en el mensaje de Alicia algunos datos].

Anterior artículo:
perro beagle Toby De Santiago de Chile

Toby: popular nombre para un beagle único

Hace unos días era el beagle Lukas, y ahora le toca el turno a este perrito de Santiago de Chile. ... Read more

Siguiente artículo:
Stephany y su perrita Lua - Guatemala

Lua: la beagle compañera de Stephany

Este post lo envió una lectora de Guatemala que anteriormente ya había tenido un perro beagle de mascota. Ojalá nos ... Read more

3
Deja un comentario

avatar
1 Hilos de comentarios
2 Hilos de respuesta
0 Seguidores
 
Comentario más comentado
Hilo de comentarios más caliente
2 Comentarios del autor
AdferClaudia Comentario reciente del autor
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificación de
Claudia
Usuario
Claudia

Hola Adfer. Te cuento que Bruno salía con su paseador a caminar, junto a otros perros, todos los días sin problema. De repente, cuando lo pasaba a buscar (entraba a mi casa), él se escondía debajo de la mesa o de una silla ladrándole y hasta a veces gruñéndole, comportamiento que hacía que el paseador no lo pudiera sacar por miedo a que lo mordiera. ¿Qué pudo haber ocasionado este cambio de actitud tan repentina de Bruno? ¿Territorialidad? ¿Que hubiera un perro muy dominante en la manada, o que Bruno le tenga miedo a alguno de ellos? ¿Falta de dominancia del paseador? A raiz de este comportamiento suspendí los paseos porque se veía que ni el paseador ni Bruno la estaban pasando bien….Te cuento que Bruno sale a pasear conmigo sin problemas, es más, me espera para que salgamos!!! Aguardo tus comentarios. Gracias. Claudia