Peke, y cómo educar a un perro que salta sobre la gente

2
1958

Beagle-Peke-Barcelona-playa

Consejos sobre cómo educar a un perro que asusta a la gente con sus saltos

Beagle-Peke-Barcelona«Hola,
Yo soy Alejandra, y hace 3 semanas me regalaron un Beagle.

Su nombre actual es Pequeñín. Pequeñín tiene 11 meses, sus antiguos dueños lo regalaban porque ellos no tenían tiempo para cuidar de él.

Mi pareja y yo vivimos en un piso en Barcelona, España. La primera semana fuimos muy permisivos con Peke, y bueno, ahora estamos tratando de disciplinarlo. Tenemos un problema cuando lo sacamos a pasear, salta sobre la gente y los asusta, él solo quiere juego, pero con esta actitud puede morder a alguien, y lo peor es que cuando tiene la correa puesta es cuando más se lanza sobre la personas.

En el parque lo dejamos suelto para que corra, pero tiene miedo de los demás, y de los otros perros. He pensado en comprarle un bozal para ver si al menos así cuando salte sobre las personas no las pueda morder.»

¿Cómo educar a un perro que salta?

Según comenta Alejandra, el comportamiento de Peke no es agresivo con las personas, sino todo lo contrario. Parece que estamos ante un beagle que quiere interactuar con la gente nueva, pero que desgraciadamente no ha aprendido la manera correcta. La idea del bozal siempre es buena, eso evitará algún disgusto, y servirá también para que esa gente se asuste menos.

Es bastante probable que un perro que tiene ese comportamiento con los extraños, también se suba a su dueño cada vez que llega a casa. La manera más apropiada de tratar este problema es ignorando durante los primeros segundos al perro, dándole la espalda. Así que eso es lo que debiéramos hacer cuando lleguemos a casa con un perro que actúa de esa manera, y solamente dirigirnos a él cuando ya esté más calmado. Estas indicaciones se las tenemos que dar a estas personas que se encuentran con nuestro perro.

Si estamos en la calle, será más sencillo, ya que supuestamente lo llevaremos atado con la correa, y podremos ponerla más corta (pisándola, por ejemplo) para que nuestro beagle no pueda saltar. Si ya ha aprendido la orden para sentarse y estarse quieto, mucho mejor, pues de esa manera podemos tenerlo más controlado, pidiéndole que se siente antes de abalanzarse sobre alguien.

Este adiestramiento se consigue practicando primero nosotros con nuestro perro, evitando que invada nuestro espacio, para lo cual hay que tener mucha paciencia.

La siguiente fase sería socializar mucho más con personas y con otros perros, hasta que el perro termine por acostumbrarse.

Suscribirse
Notificación de
guest
2 Comments
más reciente
más antiguo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Marta Torres
Marta Torres
2 años antes

Hola, me llamo Marta y mi beagle, Mora.
Mora va a cumplir en septiembre 4 años. Desde el principio ha sido difícil educarla, y cada cierto tiempo tiene una crisis agresiva. Ha mordido a varias personas a lo largo de estos años. Llevaba un año y medio sin hacerlo, hasta esta semana.
No deja que nadie externo a la familia entre en casa sin previa presentación en la puerta, y aún así, a veces está nerviosa rondando la primera media hora. Es muy estresante hasta que se relaja. Además, es escapista, logra romper vallas o saltar muros. Sin previo aviso, se puede ir del parque. Por el contrario, en el campo abierto siempre está pendiente de mi y vuelve si la llamo. Tiene ansiedad por separación. Es prácticamente imposible dejarla sola en casa. En realidad, tiene ansiedad en genérico. Es decir, creo que lo tiene casi todo. He contratado a varios educadores y me he puesto en contacto con etólogos. He estudiado comportamiento canino y leído libros sobre educación y comunicación animal-humano. Le hago juegos de olfato, de obediencia, doy paseos largos e intento soltarla siempre que puedo.
Ahora, tras una crisis donde mordió a 3 personas en 12 horas, entre ellas mi marido, la veterinaria a la acudí en donde estoy de veraneo la ha empezado a medicar con ansiolitico, Trankimizin, y Fluoxetina. Ayer por la noche se escapó y cuando la localicé, no me obedecía y me costó mucho cogerla.
Por otro lado, adora a nuestra familia. Tengo tres hijos. Es cariñosa. Obedece en el 80% de los casos. La quiero, la verdad es que en este momento tengo que recordar que la quiero, pero no puedo más. Textualmente, tengo que estar pendiente de ella constantemente.
No sé qué hacer más. Estoy desesperada y agotada.

País:
España