Evitar que el perro te pida comida

21
3959

Una costumbre muy desagradable y fea de un perro es la de mendigar cuando hay personas sentadas a la mesa comiendo, bien sea dándonos con su patita, ladrando, poniéndose de pié al filo de la mesa o apoyando su cabeza en nuestra pierna.

Si esto ocurre es porque antes ha recibido comida de alguien en una situación similar, y ha aprendido que dicho comportamiento puede tener su premio. Recuerda que esa es precisamente la manera de enseñarle órdenes, así que puede que sin querer le hayas inculcado a tu beagle que “cada vez que tú comes, él también va a pillar algo“.

La única, y mejor recomendación, es NUNCA darle comida a tu mascota mientras comas. Esta norma debiera ser respetada por cada uno de los miembros de la familia. Cuando quieras darle algo, hazlo siempre de pié y para reforzar alguna buena conducta u orden.

Nunca es tarde para rectificar, así que si tu beagle tiene esa costumbre, tendrás que reñirle y darle un toque en su cuello cada vez que te mendigue comida en la mesa. Con el tiempo, aprenderá a respetar tu espacio.

Anterior artículo:

Connie y Tandy: unas beagle de Costa Rica

"Hola! me llamo Aura vivo en Tilarán, Guanacaste, COSTA RICA. Les presento a mis princesas: Connie y Tandy tienen 2 ... Read more

Siguiente artículo:

El beagle Mateo de México

El nombre de Mateo es muy popular, precisamente hoy presentamos a un beagle de México (S. Cristóbal de las Casas, ... Read more

21 Comentarios

  1. hola por favor digame que hago para que mi perro jack rrussell terrier deje de mirarme mientras estoy comiendo eso es todo el tiempo porque lo vio de otro perrito y lo imitó

    • Desde luego lo que no se debe hacer es darle comida mientras estás comiendo. No sé si ese es el caso, pero se me ocurre que puedes obligarlo a que se siente o se eche más lejos de ti. Puedes probar a poner a utilizar su canasto, así él entenderá más rápido de qué se trata. Saludos.

  2. Buenas noches,

    Tengo, llamemoslo de alguna forma, un problemilla con mi Beagle Mina de año y medio.
    Cada vez que nos sentamos a cenar es un caos, no para de ladrar ni un solo segundo, se pone de pie con las patitas en la mesa e incluso más de una vez salta en plan serpiente para coger lo que pueda de la mesa.
    Al principio cada vez que lo hacia la encerraba en su transportín, pero ahora que ya conoce el truco cuando voy a encerrarla se va y no hay forma de meterla, pero ella sigue y sigue en la mesa ladrando, y llega un punto que no es solo por lo molesta de la situación es que la ves en tal estado de ansiedad por comer lo que sea que un día de estos le da un infarto.
    La situación es ya insostenible porque tengo vecinos y cualquier día nos denunc¡an, porque anda que no es fuerte el ladrido jeje.
    Bueno espero puedas darme algún consejo y si no gracias por escucharme igualmente.
    Un saludo desde Valencia

    • Hola Iris. Debieras intentar recorda qué hicisteis en casa para que tu perra se comporte ahora de esa manera, me refiero lógicamente muchos meses atrás. Probablemente os hizo gracia la primera vez que se puso de pie de esa manera sobre tu pierna o la de cualquier otro miembro de la familia, pidió, y le disteis de vuestra comida. O tal vez le estáis dando también comida vuestra en otros momentos del día, o de lo que os sobra, etc… Te digo esto porque para solucionar un problema de ese tipo, lo primero es averiguar qué se hizo MAL. Claro que tiene solución, pero hay que tener mucha determinación con ella, y ser más líder de lo que probablemente ahora lo estás siendo.

      También debes asegurarte que ella esté siendo bien alimentada con comida de calidad, nada de esa que venden en los supermercados. Y no esperéis a comer, antes de eso ya la encierras en su jaula, a ser posible en otra habitación, donde menos molesten sus ladridos. Cada vez poned la jaula más cerca, siempre y cuando no arme un escándalo ladrando, así hasta que pasados unos días llegue el momento de ponerla también en el comedor, pero encerrada previamente en su jaula. Es importante que tanto al encerrarla como al sacarla de la jaula, le deis un premio. Si es lista, aprenderá de qué va todo esto.

      La idea es que ella entienda que es mejor no protestar mientras está con vosotros en el comedor y coméis, que en su jaula, sola y aislada en otra habitación. No os debe dar pena, si de verdad queréis solucionar el problema, debéis estar dispuestos a hacer este tipo de cosas. Se trata de disciplina, no de castigo.

      Este método no es 100% seguro. Lógicamente hay otras opciones, pero lo importante es que hayas entendido la idea, y la sepas adaptar a tu situación. Saludos.

  3. Adfer te comento que mi beagle Ruby, esta encaprichada en no comer la comida para perros, por que quiere que le demos lo que estasmo comiendo nosotros, y nosotros siempre caemos en su trampa de que nos pone carita triste y nos gana, quisiera saber como debo hacer para quitarle esa costumbre,ademas tampoco me acepta la comida para perros y mis papas tienen que cocinarle como fuese un humano, realmente probamos de todo para que pierda esa actitud y nada me resulto, que me aconsejas hacer?

    • Hola Daniel, tú mismo estás dando la solución: lo primero es modificar vuestra costumbre, y no darle NADA de vuestra comida. Jamás. Compra un buen pienso para tu perro (yo utilizo Royal Canin), y también prepara una cazuela de arroz blanco cocido con zanahorias y pollo (sin aceite, ni sal… etc). Si el pollo tenía huesos, una vez cocinado debes quitarlos todos. La idea es que durante una semana lo estés alimentando con este preparado de arroz, pero mezclado con el pienso. Cada día reduces la cantidad de arroz cocido y aumentas la de pienso. En una semana debieras estar alimentando exclusivamente a tu perro con pienso, es lo mejor que puedes darle, te lo aseguro. A partir de esa fecha le debes dar exclusivamente la cantidad diaria recomendada, que la puedes calcular según expliqué en este artículo.

  4. Hola Adfer… de antemano mil gracias por tus valiosísimos concejos…

    Tengo una hermosa pero loca beagle de 7 meses llamada Pucca, he tratado de enseñarle buenos habitos gracias a tu página, pero no he podido lograr que deje de velar cuando estamos sentados a la mesa.. le regaño pero no es sufuciente.. la unica manera de que nos deje comer en paz es colocandole un bozal.. . pero me da mucha tristeza hacerlo porque el bozal para ella es lo peor que puede sucederle… siempre que se lo coloco se tira en un rincon y se le nota la tristeza…

    Quisiera saber que piensas, que puedo hacer o si crees que no hay problema con el bozal…

    Mil Gracias

    • Yanneth, no hace falta llegar a ese extremo. Tu Pucca no te hace caso porque puede que en alguna ocasión alguien de casa de haya dado comida, y/o porque no le riñes con firmeza. Debiera entender la orden “quieto” y “sit“, entonces utilízalas y oblígala a que se quede quieta en un rincón (dentro de su canasto, por ejemplo).

  5. Mayu->No debes darle nada, tan sólo su comida. Ella te seguirá pidiendo, porque ya la has acostumbrado, pero lo mejor sería cortar cuanto antes con esta tendencia. Se comerá su comida, como venía haciéndolo hasta ahora, y si no lo hace entonces se la quitas (pero asegurándote que ella te vea) y se la pones a la media hora, por ejemplo.

  6. Hola Adfer, parece que mis consultas no terminan nunca. Bien, he cometido el fallo de darle a Janna comida mientras cocino, un trozo de tomate, un trozo de pimiento, una galleta, un trocito de jamon. Ella está encantada, no me la despego en todo el dia. Lo que pasa es que lleva un par de dias que no come su comida, pasa de largo cuando se la ponemos. Si a lo que le doy le sumo las galletitas para perros que me llevo al parque, ya que la dejo suelta correr y cuando la llamo y viene le doy trocitos, pues…quizas sea por eso que no come ¿no? o si no, lo que hace es que cuando nos vamos a dormir que sabe que no va a pillar nada mas entonces come, pero como te comento lleva dos dias que no se termina la comida.

  7. Aura->Sí. Ellas han aprendido por alguien, incluso por tí misma que en algún momento le hayas dado algo, aunque sea en otro lugar. Han asociado que pueden tener recompensa mientras estás en la mesa comiendo. Haces lo correcto, insiste en que se sienten o se echen en sus canastos, verás que lo entienden y te obedecen.

  8. Hola otra vez!
    Yo tengo este problema con mis dos perritas Connie y Tandy, cuando estaban más pequeñas no lo hacían, pero de un tiempo para acá, cada vez que nos sentamos en la mesa a comer, las dos se ponen en dos patitas y hasta ponen la nariz en la mesa. Yo las regaño diciendoles NO!! pero lo siguen haciendo. Será que alguien a escondidas les dió algo de comida? Porque antes me podían ver sentada frente a ellas comiendo y nunca me pedían.

  9. OttoJ->Su comida sólo la debe ver a la hora que le toque comer. Si quieres evitar que os pida comida debes saber que ellos sabe muy distinguir entre los humanos que les dan y los que no. Puede que empiecen a pedirnos por culpa de otras personas, pero si nosotros les dejamos muy claro que no le vamos a dar, entonces entenderán que NO van a conseguir nada.

    Plantea la siguiente estrategia: dile que NO y oblígale a que se quede sentado en un rincón o cualquier otro sitio, repíteselo las veces que haga falta. Cuando terminéis de comer, llévate a Milo a la cocina, por ejemplo, y le das algún premio (un poco de queso, o galletita para mascotas…). De esa manera aprende que si espera sentado en su sitio, luego tendrá el premio que tú le darás. Se acabó mendigar comida, te lo aseguro.

    En relación a la galletita que deja, seguramente es una manera de “enterrar” su tesoro, para disfrutarlo en otro momento. O simplemente que no le interesa demasiado, si no lo entierra.

  10. Sobre el comentario de maria (18 de junio) debo decir que con nuestro Milo sucede algo parecido. Claro, en casa todos estamos de acuerdo en que “cero comida de humanos” (algo que los niños entienden muy bien), pero en otros sitios…

    Es interesante la formula de Adfer, pero difícil de aplicar. Por ahí estamos ya difundiendo la mala noticia (je-je) entre los vecinos. Al pobre de Milo le acaban de diagnosticar una fuerte alergia alimentaria a un agente desconocido, quizá un conservante…!! Ojalá nos funcione, porque además ese cambio de alimentación lo nota con frecuencia quien recoge sus heces, y les aseguro que no se agradece.

    Sin embargo sí he notado que dejándole sus croquetas a mano, discretamente alejadas del comedor, termina siendo una invitación a saciar el apetito que siempre se le estimula al vernos sentados a la mesa. Últimamente por allí le vemos comer, eso sí con una que otra mirada a nuestro comedor, que todos celebramos pero con disimulo, no vaya a interpretrar otra cosa.

    OttoJ

  11. Garoba->Vuestro perro no os respeta, y/o no sabe que eso no se debe hacer. Puede que se lo hayáis hecho ver riñéndole pero está claro que él no se ha enterado. También puede ocurrir que cuando vea que no estáis en la habitación, se vea capaz de hacerlo.

    Mi recomendación es que le pongas una trampa, es decir algo de comida en la mesa y le facilites el camino para que se pueda subir. Entonces le haces creer que no estás en la habitación (te escondes tras la puerta), y cuando se vaya a subir le tiras desde esa distancia algún objeto (una llaves, por ejemplo) al tiempo que le riñes con enfado.

    Se asustará, y se sorprenderá de que le tengas “control remoto”, así se verá que incluso sin estar presente tienes poder para manejarlo. Repite esto las veces que haga falta. Espero que te funcione. 🙂

  12. Hola adfer, el problema en mi casa es gravísimo y realmente no sabemos ya que hacer.. Y es que aparte de que el Filipo es bien necio y no nos obedece de que no nos pida comida, si acaso nos levantamos de la silla y nos olvidamos de juntarla a la mesa, aprovecha la oportunidad para subirse a la mesa y comerse todo lo que puede! es muy fastidioso porque es así siempre, y si huele (es increíble el olfato que tiene) en cualquier otra parte ya sean los veladores, los escritorios, hace lo mismo y se come la comida que encuentra!! que hacer en esos casos? como enseñarle a que se limite a comer lo que está en su plato??

    Gracias adfer,

    Ga

  13. Una vez comente que cuando enseñamos la orden sentado a David lo premiabamos con una galleta, y el asumio que toda vez que el sentaba le “debiamos ” dar algo rico, entonces nos veia a nosotros o a alguien de visita y se sentaba delante de la persona y miraba con atencion como diciendo “hey mira estoy sentado dame de lo que comes”, como esto es muy simpatico no faltaba quien le diera algo. Estos perritos aprenden rapido pero a veces le dan un uso a sus conocimientos que los amos nunca esperabamos

  14. Tengo que asumir que yo mal eduque a David con eso de la comida, pero desde hace tiempo, hemos adquirido la costumbre de que cuando nosotros estamos en la mesa, lo llevamos a su alfombrita y le damos al orden de echarse, nos paramos tantas veces sea necesario para volver a echarlo, mientras mas tiempo se queda le damos una galletita. Ahora no es necesario llevarlo puesto que el ve que nos sentamos en la mesa y va solo a echarse a la alfombrita, claro que pone una cara de perro adolorido unos ojos que te da mucha pena, pero como ya lo conocemos muy bien sus dotes actorales, no le hacemos caso. Algo importante es que desde que adoptamos este comportamiento he notado a David mas obediente y ademas mas “humilde” y no tan dominante.

  15. Maria->Has descrito un problema muy típico. No sólo hay que advertir a esos familiares de que no se le de trozos de comida, es que incluso algunos son capaces hasta de darle huesos, algo realmente peligroso.

    Lo que yo hago es decir que mi perro tiene una fuerte alergia a conservantes, glúten, azúcares… (lo que se te ocurra). En realidad, ningunas de estas sustancias son recomendables para los perros, pero hay que exagerar. Un poco de miedo a estos “cariñosos” familiares nunca viene mal. 🙂

  16. Hola de nuevo:

    Yo tengo ese problema con Blas. El caso es que ni mi marido ni yo le damos cosas de la mesa, pero cuando vamos a casa de la familia, a todo el mundo le hace tanta gracia que, sin nuestro consentimiento y a escondidas (porque alguna vez les hemos pillado) le dan cosas a Blas y, claro, así no hay quien lo eduque.

    Lo malo es que no hay forma de convencerles de que, si bien resulta gracioso un día de visita darle algo de comer al perro, luego en el día a día es una verdadera lata y que el perro no es una persona para entender que ese día es extraordinario. Para él todos son iguales y siempre va a querer comida de la mesa, no sólo “los domingos”.

    En fin, yo en casa seguiré con la rutina de no darle nada en la mesa, a ver si un día se cansa; aunque con lo tozudo que es…

    Un saludo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here