Ramona: una beagle de Santiago de Chile

0
152

Este mensaje es otro de los que llegaron hace mucho tiempo a nuestro buzón. En cierta medida, la historia que nos cuenta Katty tiene mucho que ver con los beagles adoptados. Es una interesante experiencia la de esta chica de Chile, pues demuestra que el comportamiento del perro está estrechamente relacionado con el trato que recibe de sus dueños. El caso de la beagle Ramona revela una vez más la importancia del lugar para el perro en el hogar.

Historia de la beagle Ramona

Estimados amigos de Perros Beagle, mi nombre es Katty, vivo en Santiago de Chile. Hace unos meses llegó una alegría a mi vida: la pequeña Ramona. Ramona es una beagle de un año y medio. Era de mi prima, pero ella estaba embarazada, y no se sentía capaz de cuidar del bebé y de Ramona. Era una perrita muy traviesa y rebelde, me contó que le buscaba un hogar. Yo sin pensarlo mucho le dije que me hacía responsable de su perrita. Esa fue la mejor decisión que tomé en mucho tiempo, ya que mi Ramona me alegró la vida.


la beagle Ramona en la hierba

Salimos a caminar a diario, trotamos, y le he enseñado a sentarse, buscar la pelota, traerla, y soltarla. También hemos viajado al sur de Chile, donde vive mi familia. Ella se portó maravillosa, dentro de su jaula de transporte; era casi mágico, la metía dentro de la jaula, le deba un premio, y a los 5 minutos se dormía.

Aprendiendo de nuevo

Yo nunca había tenido un perrito de mascota. Mi familia era bastante rehacía a tener perros, pero Ramona se ha robado el corazón de todos. Cuando vienen de visita, salta y mueve la cola demostrando la felicidad que siente. Ramona y yo vivimos solas.

Al principio me costaba mucho que ella bajara su ansiedad. Cuando quería sacarla de paseo y hacer sus necesidades, tardaba mucho en ponerle su correa. Pero fui constante y las dos hemos aprendido. Yo siento que ella es feliz conmigo. En su otra casa solo estaba en el patio trasero, y no salía mucho de paseo, creo que ahí deriva su ansiedad. Pero hemos superado esa etapa, y ella ahora espera tranquila que le ponga su correa, porque sabe que saldremos a pasear.

perrita beagle Ramona, De Santiago de Chile

Ahora ella está en su segundo celo, pero no quise cruzarla. Cuando lo haga sé que debo tener tiempo para cuidar de ella y sus cachorros. Mi hermano también tiene un beagle, y antes que le viniera el celo lo trajo para que se hicieran amigos. Quizás algún día puedan ser padres.

Agradezco mucho los consejos de este blog, he aprendido mucho y resuelto muchas dudas. Seguiré enviando fotos de mi Ramona, y de nuestras aventuras. Las fotos son de la plaza cerca de mi casa, y de sus viajes al sur de Chile.

Katty P.

Ramona, la beagle de Katty

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de